Pruebas de caja negra

Testing funcional a nivel de datos externos

Las pruebas de caja negra se centran principalmente en lo que “se quiere” de un módulo, charter o sección específica de un software, es decir, es una manera de encontrar casos específicos en ese modulo que atiendan a su especificación

Las pruebas de caja negra son, ni más ni menos que, pruebas funcionales dedicadas a “mirar” en el exterior de lo que se prueba. Estas pruebas se denominan de varias formas, pruebas de caja “opaca”, pruebas de entrada/salida, pruebas inducidas por datos…los sinónimos son muchos y muy variados. En Globe contamos con un grupo experto en la realización de pruebas de caja negra que solventará tus problemas a nivel de datos externos.

¿Cómo se realizan las pruebas de caja negra?

Las pruebas de caja negra se limitan a que el tester pruebe con “datos” de entrada y estudie como salen, sin preocuparse  de lo que ocurre en el interior. Principalmente, se centran en módulos o charters de interfaz de usuario (pantalla, ficheros, canales de comunicación…) pero suelen ser útiles en cualquier módulo ya que todos o la mayoría tienen datos de entrada y salida que se pueden comprobar y verificar. Como cualquier otra prueba, las de caja negra se apoyan y basan en la especificación de requisitos y documentación funcional, estos requisitos suelen ser más complejos que los internos, para ello realizaremos una “cobertura de especificación” que será muy recomendable para conseguir probar el mayor campo posible.  

Beneficios de las pruebas funcionales

 Los defectos encontrados y solventados durante la fase de pruebas supondrán un ahorro en tiempo y dinero y una reducción en los riesgos

Pros y contras

 Lo más deseable a la hora de realizar pruebas de caja negra es realizar una cobertura completa, pero, en la mayoría de los casos no es suficiente, siempre hay que combinarlas con pruebas de integración, ya que por mucho que funcionen los datos de entrada/salida, por dentro o en terceros sistemas, pueden existir defectos que no se están teniendo en cuenta. Estos defectos pueden no acarrear problemas a corto plazo, pero a lo largo del tiempo aparecerán y como dicen…”es mejor el remedio que la enfermedad”.

Por eso en Globe siempre recomendamos que se realicen todos los tipos de pruebas, tanto de caja negra, como de integración así como unas buenas pruebas de regresión y de compatibilidad. Siempre las pruebas funcionales tienen que estar completas y cubrir todas las funcionalidades posibles, solo así, se conseguirá una verdadera calidad del software y tus clientes podrán respirar tranquilos.

Innovación en servicio QA

Expertise en asesoramiento y manejo de las herramientas de Hewlett Packard Enterprise

¿Conoces Globe Testing?

¡Descubre como mejorar tu software!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *